Ikigai aquello por lo que vale la pena emprender

Hace unos años, conocí el concepto de Ikigai. Inicialmente, como la historia de un pequeño pueblo al norte de Okinawa (Ogimi) en Japón, el cual tenía la población más longeva del mundo, la cual no solo seguía hábitos saludables y una estructura social participativa, sino que mencionaban una filosofía que les permitía encontrar el sentido de la vida, aquello por lo cual motivarse cada mañana al levantarse, aquello que nos hace felices: Ikigai.

Sé que la primera impresión de esto suena como a cuento de hadas, pero al profundizar en esta filosofía, se puede descubrir gran sabiduría, aplicable a todas las esferas de nuestra vida.

En tiempos más recientes hallé el libro Método Ikigai de Francesc Miralles y Héctor García. Este abarca de forma integral, tanto un estilo de vida saludable, como la visualización y concreción de los objetivos personales, profesionales y sociales.

A estas alturas te debes estar preguntando ¿Qué tiene que ver esta filosofía oriental de Ikigai con emprendimiento empresarial? La respuesta más corta es decir que todo.

Si estás leyendo este artículo, quizá te hayas preguntado en algún momento de tu vida sobre emprender tu propio negocio, realizar tus metas personales y mejorar tu calidad de vida. Si es así, ya somos dos. En mi caso personal, he sido un buscador de respuestas toda mi vida. En el campo laboral he trabajado como emprendedor y empresario en diferentes etapas, y en algunas de ellas, me he dado cuenta que no estaba pleno con lo que hacía. No encontraba equilibrio entre mi emprendimiento y lo que yo quería hacer y podía entregar a los demás.

En algunas ocasiones solo brota la idea de un negocio y no nos detenemos a observar si es algo que vale la pena para nuestras vidas. Más allá de las perspectivas financieras. Si va a ser algo en lo cual nos podamos sentir plenos.

La palabra IKIGAI se compone de iki, que significa «estar vivo», y gai, , que significa «lo que vale la pena y tiene valor». Traducido literalmente sería «aquello por lo que vale la pena vivir».

El Ikigai, en una mirada muy rápida, nos muestra aquello que nos gusta hacer, aquello que se nos da bien hacer, aquello que el mundo necesita de cada uno de nosotros y aquello por lo cual nos pueden pagar. Estableciendo así cuatro grandes campos de acción: pasión, misión, vocación y profesión.

El Ikigai se contempla como el espíritu dinámico que va cambiando en el tiempo de acuerdo a nuestras experiencias y prioridades de vida. Contempla el pasado como un repositorio de lecciones del cual podemos alimentarnos, el presente como un estado de plenitud y el futuro como la meta a la cual queremos llegar a través de nuestra pasión.

Creo que ya es un poco más claro el potencial de descubrir nuestro Ikigai. En otros post compartiré una ruta consistente para que tú también lo descubras y alinees con los emprendimientos y desafíos que te depara la vida.

1. Ikigai y la creación de objetivos casi imposibles

2. Ikigai y los hábitos que nos hacen más felices y productivos

3. Ikigai y la validación del entorno para mejorar

4. Descubriendo tu Ikigai para desarrollar lo que te apasiona hacer

5. Poner en marcha tu Ikigai

+ posts

Buscador de la verdad, comprometido con el redescubrimiento del SER, Emprendedor, Empresario, Consultor y Speacker en Marketing Digital, Inbound Marketing, Growth Hacking y Emprendiemiento.

Eduard Olarte
administrator
Buscador de la verdad, comprometido con el redescubrimiento del SER, Emprendedor, Empresario, Consultor y Speacker en Marketing Digital, Inbound Marketing, Growth Hacking y Emprendiemiento.
No hay comentarios! Se el primero en hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *