Productividad personal para alcanzar tus metas.

Productividad personal para alcanzar tus metas.
Productividad personal para alcanzar tus metas.

¿Te cuesta mantenerte al día con tus pendientes? ¿Pospones frecuentemente las tareas? La productividad personal es determinante en todo lo que haces, así que, ¿cómo puedes mantenerte al día?

La productividad personal no es otra cosa que nuestra capacidad individual para hacer lo que debemos hacer. Pero te puedes preguntar entonces ¿Qué es lo que debemos hacer? Existen cientos de cosas que queremos conseguir en nuestras vidas.

A lo anterior se le suma la tonelada de tareas y compromisos que debemos gestionar en nuestro trabajo, relaciones, formación, en fin, en todo en lo que estamos involucrados.

Esto puede ser muy abrumador pues, en muchos casos, no sabemos por dónde empezar, a que darle prioridad.

Hemos escuchado que debemos aprender a priorizar nuestras tareas para ser más productivos, sin embargo, es un hecho que la priorización instintiva no es la mejor ruta de solución.

¿Entonces cuál debe ser el foco de las cosas que hacemos día a día? El foco debe estar siempre en nuestros objetivos.

Sí… De poco nos sirve coparnos de tareas si estas no nos acercan progresivamente a las metas que queremos conseguir en nuestra profesión, en nuestras finanzas, en las relaciones cercanas y con la comunidad.

A continuación, te comparto 3 estrategias esenciales para desarrollar tu productividad personal:

1. Fija tus objetivos para desarrollar tu productividad personal

Desear cosas en la vida, tener sueños, es un comportamiento muy natural para la mayoría. Pero existe una gran distancia entre desear algo y lograr algo. El deseo es tan solo una intensión, en cambio, lograr algo trasciende al deseo mental y lo traduce en el conjunto de acciones necesarias para concretarlo.

Es allí en donde los objetivos representan la declaración de compromiso con nosotros mismos para alcanzar el estilo de vida que queremos conseguir.

Una buena idea es establecer los objetivos de largo plazo, de alrededor de 3 año. Posteriormente, preguntarnos que objetivos anualizados, de mediano plazo, se requieren para conseguir los de largo plazo, y finalmente, fijar los objetivos de corto plazo mensuales o trimestrales que nos mostrarán el progreso acumulado.

Por ejemplo. Podrías tener un objetivo de largo plazo de emprender tu propio negocio, a la vez que uno de tus objetivos de mediano plazo sea probar un producto mínimo viable, y a su vez, conseguir en los próximos tres meses una certificación técnica que te permitirá avanzar en tu proyecto comercial.

2. Planifica y realiza lo importante en tu productividad personal

El día es limitado, los recursos son limitados, las oportunidades son limitadas. Es por ello que planificar en qué vamos a invertir nuestro tiempo es crucial para alcanzar nuestros objetivos.

No se trata de mantenernos ocupados, estresados e inconformes. Se trata de programar las tareas necesarias para alcanzar los objetivos de corto plazo.

En ese orden de ideas, las actividades importantes son aquellas que nos acercan al logro de nuestras metas. Las tareas urgentes deberán ser evacuadas rápidamente para volver a enfocarnos en las tareas importantes.

A medida que aprendemos a planear mejor las tareas importantes y ejecutarlas oportunamente, menos imprevistos se nos presentarán.

La mejor herramienta para planear lo importante en la gestión de tu productividad personal es el calendario. El calendario es la hoja de ruta que te compromete con aquellas tareas esenciales para impactar cada una de las esferas de tu vida.

3. Desarrolla hábitos de crecimiento para incrementar tu productividad personal

La productividad personal está relacionada con el uso eficiente de los recursos escasos. Entre ellos el tiempo, las oportunidades, la disponibilidad de otros, etc. Tendemos a distraernos con facilidad de lo esencial, para ocuparnos con actividades que no nos acercan a nuestros objetivos.

Con esto no quiero decir que el tiempo de ocio sea un problema. Pero se convierte en un hábito nocivo cuando nos sumergimos en las redes sociales, sabiendo que tenemos una tarea importante para realizar en nuestro calendario con tiempo escaso.

Es así que, para mejorar nuestra productividad personal, se hace preciso desarrollar hábitos de crecimiento que nos permitan interiorizar la mejor forma de solventar nuestra planeación, mantener el foco y lograr hacer lo que debemos hacer cada día.

Una buena idea es preguntarnos frecuentemente ¿Esta forma de actuar me está acercando a mis metas? Si la respuesta es no, deberemos trasformar esos hábitos nocivos en hábitos de crecimiento.

En conclusión, para desarrollar nuestra productividad personal, es necesario: fijar los objetivos que queremos alcanzar como una declaración de compromiso existencial con nosotros mismos, aprender a planificar nuestro día a día enfocándonos en las tareas importantes y, por último, desarrollar los hábitos de crecimiento necesarios para hacer lo que debemos hacer la mayoría de las veces.

¿Cómo estás gestionando tu productividad personal?

Sígueme para compartir más contenidos como este.

Suscríbete a mi lista de Mentalidad de Crecimiento:

Conoce las técnicas que te permitirán desarrollar todo tu potencial.

+ posts

Growth Hacker | Consultor en Growth Marketing | Speaker | Infoproductor | Escritor | Estratega en la generación de leads / conversiones | Enfocado en el crecimiento humano y de los negocios.

Agregar Comentario

Tu email no sera publicado. Campos requeridos estan marcados *